Latest Entries »

Los animales de compañía con los que compartimos nuestros hogares tienen hoy un aspecto físico con el que nos hemos acostumbrado, pero que no siempre ha sido el mismo. Como todos los organismos vivos, como los mismos seres humanos, su forma física es el resultado de una evolución biológica.

Un conejo acompañado de cobayas

Un conejo acompañado de cobayas

Si pudiéramos retroceder en el tiempo y fuéramos capaces de ver cómo eran estos animales, seguro que se nos quitarían las ganas de entregarles nuestros mimos. Sus tamaños y sus comportamientos como animales salvajes no los harían candidatos a entrar en casa. Veamos los casos de dos de esas mascotas tan comunes en los hogares de este país, los casos de conejos y cobayas. Retrocedamos en el tiempo para descubrir cómo eran sus ancestros. Y ya verás qué suerte que hoy sean como son. Vamos con el nuralagus rex, el conejo extinto de Menorca y sus intimidades. Conejos gigantes El nuralagus era un conejo seis veces más grande que el actual, pesaba nada menos que 12 kilos, lo mismo que un perro grande, y en la actualidad sólo se lo puede encontrar en algunos yacimientos paleontológicos de la isla. Vivió hace unos 3 millones de años y su extinción es un misterio. El aspecto general del nuralagus recuerda al de los conejos, éso es innegable, pero su arquitectura ósea difería bastante de la mascota actual. Sus andares debieron ser torpes y lentos. Lo mismo que lo es un castor moderno cuando se mueve fuera del agua.

Los expertos creen que su tamaño y su torpeza tenían relación con la ausencia de depredadores en la isla. No necesitaba huír de nadie. Ni necesitaba ser rápido, ni siquiera tener buena vista. Aún más, su columna vertebral corta y rígida le impedía dar saltos.

Cobayas Uno de los ancestros de las cobayas fue un animal con sus mismas características físicas que vivió en lo que hoy es Sudamérica hace aldededor de ocho millones de años. Estas cobayas eran básicamente iguales a sus descendientes modernos aunque en una cosa sí que eran distintas. En su tamaño. Estos ancestros de cobayas tenían el tamaño de los búfalos. Y un peso calculado de 700 kilos. Pero hay más, una altura de un metro y una longitud de alrededor de tres metros. Sus dientes largos tenían un longitud de 20 centímetros. Unos auténticos colosos. Pero su alimentación era como la de los búfalos, tenían una dieta hervíbora. Se sabe de estas cobayas gigantes porque sus restos óseos fueron descubiertos casualmente por un niño en 2003 en Venezuela y es más que probable que se sigan descubriendo en el futuro en otros yacimientos paleontológicos sudamericanos. Las cobayas gigantes ancestrales podían vivir tanto en tierra seca como en lagunas y humedales, de la misma forma en la que hoy lo hacen los hipopótamos. Se sabe que se movían en manadas y, como las mascotas actuales, las mismas cobayas que puedes comprar en una tienda de animales, sus dientes largos nunca dejaban de crecer. Las cobayas hoy son animales tiernos, cariñosos y muy tranquilos. ¿Te imaginas cómo debieron ser sus antepasados con el peso de coches pequeños?. Esta fauna tan colosal como extraña vivió en un tiempo remoto en el que el gigantismo fue una condición natural indispensable para la supervivencia. De haber sobrevivido hasta la actualidad estos conejos y cobayas, seguro que nunca los habríamos elegido como mascotas. Su tamaño y sus costumbres los hubiesen hecho incompatibles con el espacio disponible en casa y, sobre todo, con cualquier presupuesto. Conejos y cobayas ante sus ancestros XXXL.

Las vacaciones representan un tiempo de descanso especialmente deseado. Sin embargo, si en casa hay aves, las vacaciones de niños y mayores y la traquilidad de estas mascotas pueden no casar muy bien.

Patrocina MascotaSana: Productos sanos para aves sanas

Un loro de vacaciones

Un loro de vacaciones

Las aves, como animales salvajes que son, son seres extraordinariamente sensibles a los que les afectan mucho los cambios. Si al llegar las vacaciones hay niños en casa, si hay mucho movimiento de gente rompiendo la tranquilidad o nos llevamos con nosotros a nuestro destino de vacaciones a estas mascotas aladas, seguro que el tiempo de descanso de la familia será un tormento para ellas. Pero ¿qué deberíamos hacer para minimizar el impacto de unas vacaciones familiares digamos para loros y cacatúas?. Para responder a esta pregunta, lo mejor es que vayamos al origen de todo, al origen del estrés de estos animales salvajes que comparten nuestro hogar con su propia psicología. Fíjate bien, cualquier ruido extraño y que no resulte familiar puede ser percibido por un loro o por una cacatúa como una amenaza real como las que encontraría en su medio natural.

Amenazas

Aún más, decoraciones coloristas, móviles que cuelguen del techo y que produzcan destellos, árboles de copas agitadas, olores desconocidos, acciones que perciban como amenazantes o música les pueden hacer mucho daño psicológico. Sí psicológico.

Debido a cómo es su sistema respiratorio y a otros factores biológicos más variables entre diferentes especies, los loros y las cacatúas, las aves salvajes de nuestro ejemplo recurrente, son especialmente sensibles a humos y a olores fuertes.

Y éso incluye los aromas que despiden en casa las velas perfumadas, los olores a fritos que salen de una cocina o los que despiden algunas superficies antiadherentes muy comunes en nuestros hogares como el teflón.

Aún más, estos animales salvajes son muy sensibles a los cambios de sus fotoperiodos, al tiempo regular que permanece oscuro o es de día. La mayoría de las aves necesitan de 10 a 12 horas de oscuridad y un tiempo de vacaciones puede representar 18 horas de luz en casa. Algo que compromete el descanso de el loro o de la cacatúa. Sí o sí.

También el ir y venir de extraños, de familiares en casa, puede resultarles intimidante. Tanto, que los especialistas en estas aves exóticas llegan a detectar cantos de alerta y un lenguaje corporal defensivo que forman sus reacciones tipo.

Por esa razón, el tiempo dedicado a los traslados de viaje ha de ser mínimo y es muy importante no modificar en nada las rutinas de alimentación y limpieza de sus jaulas. Un loro o una cacatúa puede desarrollar ansiedad por motivos tan simples como ésos.

Así ¿cómo se pueden detectar las señales de estrés en loros y cacatúas?. Pues apreciando cómo mordisquean una y otra vez, como chillan, cómo se picotean las plumas insistentemente, cómo comen poco o incluso nada o cómo cambian de humor o cómo se incrementa la cantidad de excrementos depositados en sus jaulas.

Las mejores formas de reducir el estrés en tiempo de vacaciones de loros y cacatúas pueden pasar por adoptar estas medidas:

– No cambiar los horarios de limpieza de sus jaulas, ni su comida.

– Proporcionar juguetes extras que se pueden comprar en una tienda de animales. Sobre todo, si la mascota muestra signos de desplumarse.

– Colocar una funda a la jaula para regular los tiempos en los que el animal está expuesto a la luz del día y la artificial.

– Limitar el contacto con extraños. Algo que se puede conseguir cambiando de ubicación la jaula y situándola en un lugar tranquilo y apacible.

Ya ves lo sencillo que puede ser que una mascota alada se sume a la fiesta de nuestras vacaciones más deseadas, con toda la tranquilidad del mundo. Con la suya.

A la pregunta de si tu hámster o tu hurón necesita de una cuidada manicura. Vamos, un buen recorte de uñas. La respuesta es sí. Estas mascotas tienen complicado gastarse las uñas en casa como lo harían en la naturaleza, por éso hay que ayudarles a acortárselas para que cumplan su función básica. Ser un instrumento con el que sujetar, rasgar, trepar, apoyarse y hasta rascarse.

¡Que mascota más simpática!

¡Que mascota más simpática!

Dicho ésto, hay toda una serie de particularidades y diferencias entre cómo recortar las uñas de un hámster o las de un hurón. A éso vamos, a explicar diferencias, parecidos y algún que otro truco. Los hamsters Sobre el corte de uñas de los hamsters, decir que algunos hamsters enanos necesitan de una ayuda para perfilar sus uñas y otros no. ¿Cuál es la diferencia?. Pues ninguna. Algunas mascotas se valen por sí mismas para recortárselas y otras no hacen nada en ese sentido. Una manera de saber que el hámster se perfila sus uñas es la evidencia de que aparentemente no le crecen o tardan mucho en crecer, pero también que algunas partes duras de las jaulas como sus tubos de juegos o algunos de sus juguetes están arañados. Como son animales de hábitos nocturnos, es fácil detectar cuando se están trabajando su manicura porque hacen un ruido delatador que resulta fácilmente perceptible en horas de la noche. En cualquier caso, hay que actuar cuando las uñas del hámster se ve demasiado larga. Para estos animales representa un peligro. Las uñas se les pueden enredar en los barrotes de las jaulas o en alguno de sus juguetes y al intentar zafarse por sentirse atrapados pueden lesionarse.

Una manera de ayudarle al hámster a recortar sus uñas puede ser ponerle un trozo de cerámica sin pintar, por supuesto, no sea que la pintura incorpore sustancias tóxicas. Una pieza que antes hay que hervir para esterilizar y para confirmar que no exponemos a nuestra mascota a gérmenes. También se puede poner una piedra rugosa.

Algunos cuidadores de hamsters utilizan papeles de lija que sujetan a los barrotes de la jaula. Esta opción no es para nada recomendable. El animal puede arrancar y masticar el papel de lija y convertirse en un problema serio para su aparato digestivo. Por otro lado, también puede limar en exceso las zonas con las que entre en contacto y herir las patas de la mascota.

Una solución más sensata, si no te ves con la suficiente destreza para recortar tú mismo las uñas del hámster, es llevarlo al veterinario que tiene lo que necesita, esas tijeras para cortar uñas pequeñas que puedes comprar en una tienda de animales. Se suele llevar al especialista también a aquellos animales que no resultan muy dóciles para practicarles el corte o que son demasiado jóvenes para manipularlos con seguridad.

Hurones El caso de las uñas de los huroneses muy distinto. Cuando no se corta las uñas a estas mascotas, en particular las traseras, se corre el riesgo de que no puedan hacer bien los apoyos sobre el suelo, y, en consecuencia, afectarse la línea de la cadera, y, por extensión, la de la columna vertebral. Uñas sin recortar largas puede significar también innumerables arañazos en el papel pintado de casa, en el parqué o el deshilachado de las alfombras. La reacción instintiva de los hurones es desgastarse las uñas cuando y donde puedan. Hay que tener en cuenta que cualquier corte que se le haga a las uñas de los hurones tiene que ser medido. Las usan para mantener el equilibrio en el suelo, como herramientas para comer o asir objetos, pero igualmente para trepar. A diferencia de las de los gatos, las uñas de los hurones no son retráctiles, la longitud visible es la que tiene ese apéndice de las manos y patas de estas mascotas.

La frecuencia con la que ha de cortarse las uñas de los hurones varía entre las dos o las tres semanas. Algo que depende de la edad e incluso de la variedad de los hurones. Aún más, algunas uñas del mismo animal crecen más rápido que otras que lo hacen más lentamente. El recorte manual de uñas en los hurones es una experiencia muy desagradable para el animal y ni que decir tiene que también es delicada.

Si te animas a cortar las uñas de tu hurón, te proponemos tres opciones para elegir. Una es el enrollado. La idea es envolver al hurón con una toalla pequeña e inmovilizarlo par conseguir hacer la operación. Ésto está especialmente indicado en animales que muerden o especialmente batalladores o activos.

Otra de las opciones es la de la distracción. Se trata de ofrecerle a la mascota algo que le guste para relajarlo y despistarlo. Funciona untarle la barriga con una golosina líquida que sabemos que le gusta. Lo demás, aprovechar el momento en el que el animal se lame con gusto para proceder al recorte de uñas. El tercer método es aprovechar el sueño profundo de los hurones y hacer lo propio con una técnica rápida de corte de uñas. Una fórmula que obliga a tener experiencia y destreza.

Y lo mismo, si crees más seguro poner las manos y patas de tu hurón en manos de un veterinario con experiencia, no lo dudes.

¿Qué te ha parecido esta sesión de manicura con hamsters y hurones?. ¿Dispuesto al reto de hacerle un trabajito de manos a tu animal preferido?.