Tag Archive: serpientes


Serpientes, lagartos, lagartijas y tortugas se han convertido en pocos años en animales de compañía para criadores de especies exóticas que las valoran por la originalidad de sus comportamientos y porque, a diferencia de otras mascotas convencionales, no emiten ruidos, resultan muy independientes y apenas hay que cuidarlas.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para reptiles

Las serpientes son muy sensibles a los olores

Las serpientes son muy sensibles a los olores

Se trata de animales salvajes que en muchas zonas del mundo incluso son percibidos como alimañas. Sobre ellos hay toda una literatura y un completo saber popular que ofrece formas de deshacerse de su presencia.

No vamos a hablar aquí de soluciones químicas para erradicarlas, por supuesto que no, nos vamos a referir a esos remedios naturales o naturalizados, todos caseros, que se usan para evitar su presencia. Los olorosos, los aromáticos.

Nuestro objetivo no es otro que comentarlos para ofrecer información sobre lo que molesta a estos animales salvajes. Sin ellos, y a diferencia de lo que hacen los que no los quieren, podremos estar más seguros de que el lugar que hemos elegido para nuestras mascotas exóticas será un espacio agradable. ¿Qué tal si empezamos hablando de lo que no les gusta oler a las serpientes?

A las serpientes no les hace ni pizca de gracia los olores que despiden algunas hojas de plantas y de árboles, especialmente los que los humanos ya conocemos por sus aromas penetrantes.

Son los casos de la ruda o de la consuelda. Hay quien hasta quema algunas de estas hojas para, con sus cenizas, crear algún espacio que resulte impenetrable contra ellas. Una planta que hay que unir al grupo anterior es el ajenjo, que en serpientes pequeñas se ha demostrado como bastante eficaz para ahuyentarlas.

Un producto que aborrecen las serpientes es el azufre, sea como sea que se presente, en grano o en copos. La naftalina, igual. Algunos hacen el doblete con ambos productos, mezclándolos o haciendo que las bolitas de naftalina se impregnen con azufre para mantener su combinación de olores inalterado durante días.

Algunos especialistas incluso hablan de utilizar la naftalina cuando las serpientes se introducen en espacios confinados y no resulta fácil sacarlas de ellos. Otro aroma intenso que pone pies en polvorosa a las serpientes es el del amoniaco. En esto no hay secreto, se trata de un olor tan fuerte que ningún animal de casa querrá compartir espacio con la agresión olfativa que supone.

Lagartos, lagartijas y tortugas

A los lagartos y lagartijas no les van los olores fuertes. En Méjico, un país en el que abundan este tipo de animales, sobre todo en las zonas más tropicales del sur, suelen utilizar soluciones que podrían calificarse de sorprendentes y de originales.

Así, en los lugares que frecuentan lagartos y lagartijas, se suelen aplicar rociadas con sprays con una solución de tabasco picante rebajado con agua. En otros lugares, recurren al uso de bolitas del alcanfor o naftalina y hasta hay quien asegura que la canela en rama y las borras de café los ahuyenta como sucede con las hormigas.

Las tortugas, por su parte, no se caracterizan por tener un buen olfato. Pero hay excepciones, como sucede con las variedades Geochelone o Chelonoidis. Hay que recordar que las tortugas marinas tienen peor olfato y que las que viven en zonas selváticas están acostumbradas a manejar olores como parte de su interacción con el medio. En las zonas húmedas, los olores se transmiten con mayor facilidad.

Con las tortugas no tendremos problemas, con los aromas, salvo los más intensos que hemos descrito en la serie anterior que por su naturaleza han de estar vedados en el entorno cercano de estos animales, ahora cercanos y de compañía. Hablamos especialmente de amoniacos, de lejías, de detergentes y de otros agentes de limpieza caseros con gran poder aromatizante.

Crear un entorno agradable para nuestras mascotas exóticas puede empezar por dejar fuera de casa esos olores tan impactantes que no existen en su medio natural. Y todo puede empezar por echar un vistazo a qué tenemos plantado en el jardín o en la terraza de casa y qué productos de limpieza utilizamos.

Feliz convivencia exótica.

Anuncios

El órgano de Jacobson es la peculiar denominación de un sistema sensorial único y extraordinariamente útil en la naturaleza de algunos animales salvajes que está entre las ‘herramientas biológicas’, por ejemplo, de serpientes y de otros reptiles cada vez más reconocidos como animales de compañía en nuestros hogares y a los que se puede ver en las tiendas de animales. Llamar fórmula mágica a este órgano peculiar no es exagerado.

Patrocinado por MascotaSana: Productos sanos para serpientes sanas.

Las bocas de las serpientes tienen más secretos de lo que parece.

Las bocas de las serpientes tienen más secretos de lo que parece.

El órgano de Jacobson es un órgano secundario que opera como medio sensorial auxiliar del sentido del olfato. Para encontrarlo hay que buscarlo no en la nariz, sino en un punto intermedio entre la boca y las cavidades de entrada de la nariz.

Está instalado en el hueso vómer, una zona dura colocada en la parte frontal y avanzada de la cabeza de las serpientes y otros reptiles en cuya superficie se reparten tramas de neuronas sensoriales que detectan toda una serie de compuestos químicos, normalmente moléculas de gran tamaño, que flotan en el ambiente.

Seguro que has visto a las serpientes y a algunos reptiles como los lagartos comunes sacando la lengua y aparentemente pasándosela por la nariz. Pero no, no es una gesto perruno. Lo que realmente hacen es capturar esas moléculas del aire y ‘pegarlas’ sobre el órgano de Jacobson para detectar amenazas o comida cercana.

En el caso de animales superiores o más evolucionados, una reacción facial involuntaria, el reflejo de Flehmen es el responsable de trasladar los rastros de estas moléculas al órgano. Otros animales, en cambio, están capacitados para aspirar esas partículas también en movimientos más o menos reflejos.

¿Pero qué es lo que detectan esas hormonas del órgano de Jacobson? ¿Qué partículas químicas? Pues las asociadas a las feromonas, aunque se sospecha que, dependiendo de la especialización del animal en cuestión, el repertorio de registros que se puede captar es más amplio.

La detección de las feromonas tiene mucho sentido. Las feromonas son la firma química de un ser vivo, la que, por ejemplo, puede aportar información para revelar un estado. Un animal asustado producirá una firma química que el instinto de los animales salvajes capacitados con un órgano de Jacobson, reptiles o nuestras serpientes, serán capaces de ‘leer’ con todo su significado.

El órgano de Jacobson capacitará al predador para oler la química del hierro que es uno de los componentes de la sangre. Mucho olor a hierro ofrecerá al predador una imagen clara, se trata de una buena opción de comida viva, que mana sangre. Un animal que puede estar debilitado por ello, un animal herido.

Este sistema tan eficiente de detección sensorial depende obviamente de unas buenas conexiones neuronales con el cerebro del animal con el fin de procesar la información detectada de manera eficiente. Algo que está fuera de toda duda en el caso de las serpientes y de algunos reptiles, animales salvajes con mala vista y hábitos nocturnos para los que la única guía es el órgano que un día descubrió el profesor Jacobson.

Por cierto, y como nota final, los seres humanos también tenemos esa cualidad, un órgano de Jacobson. Pero lamentablemente no es funcional. Parece ser que en un momento de nuestra evolución, se desconectó de nuestro cerebro y se salió del repertorio de cualidades animales que formaban parte de nuestras herramientas de trabajo como cazadores de la sabana.

¿Se podría volver a activar? Podría ser.

Camaleones y serpientes necesitan de comida y de fórmulas de alimentación específicas que hay que conocer al detalle para no llevarnos sorpresas. En estas líneas, vamos a matizar algunas de esas necesidades básicas que han de estar en el compromiso de los cuidadores que quieren criar a estos animales salvajes.

Patrocina MascotaSana: Productos sanos para reptiles sanos

Un pequeño gran camaleón.

Un pequeño gran camaleón.

Algo que deberemos cuidar en la alimentación de los camaleones es la variedad y adaptarla a las condiciones de cautividad en las que los requerimientos energéticos serán mucho menores. En este sentido, uno de los riesgos más comunes es atiborrar de presas a los camaleones que como animales salvajes no se resistirán a alimentarse como consecuencia de su instinto de supervivencia.

Estos animales salvajes, guiados por un instinto conservador comerán y comerán en la idea de que el alimento disponible puede dejar de estarlo en el futuro. A los cuidadores de camaleones menos cuiadosos -valga la redundancia- les satisface ese arte de caza de los camaleones que lanzan sus lenguas para atrapar insectos. Ese espectáculo recreado, repetido una y otra vez que produce una alimentación excesiva puede arruinar la salud de estos reptiles.

Los camaleones tienen una dieta extraordinariamente variada. Sus piensos en libertad son insectos de especies diferentes entre sí, incluso camaleones más pequeños. La tasa de mortalidad de los camaleones en estado natural es realmente alta, pocos sobreviven a los primeros días de vida y su vida, vista así, no resulta tan apacible como demuestran sus calmados movimientos.

Los cuidadores pueden incluso subir el listón y desear ver cazar pequeños ratones a sus camaleones. Se trata de una presa extraordinariamente inhabitual entre estos reptiles, como nos recordará cualquier responsable de una tienda de animales a donde acudamos a comprar piensos, suplementos o comida específica para estos animales salvajes.

Otro dato a tener en cuenta es la hora de comer. El momento más indicado para ofrecerle presas a los camaleones es a media mañana, o más bien avanzada la mañana si es tiempo frío. Hay que garantizar que estos animales salvajes hayan alcanzado su temperatura coporal óptima, no tanto para cazar cebo vivo, sino para que su sistema de masticación y de digestión respondan con la ligereza que se necesita para una correcta nutrición.

Las especies de camaleón más comunes que se pueden comprar en una tienda de animales suelen aceptar pequeñas porciones de fruta, pero en modo alguno esta alimentación puede ser la base de su nutrición diaria. El aporte de grasas, proteínas, vitaminas y minerales deben estar bien equilibrados y ser adecuados para la edad, el tamaño y la especie de camaleón que queremos criar en cautividad. Lo mejor es asesorarse para no perder el sentido de la oportunidad en la alimentación de estos animales salvajes. El mejor consejo es acudir a un veterinario especializado en reptiles.

Y ¿qué podemos decir de las serpientes? ¿también de las malas costumbres a la hora de la alimentación de estos animales salvajes que se han hecho un hueco como mascotas en nuestros hogares?

Sobre las serpientes podemos decir lo mismo que para los camaleones, observar qué variedad de reptil es el que estamos cuidando, de ello dependerá su alimentación y por extensión, su salud.

Algunas serpientes comen animales salvajes grandes, como periquitos, conejos, ratones, pollos enteros… otras, como las falsas corales, verán como caidas del cielo sus compañeras de terrario. Efectivamente, comen otras serpientes y eso es algo que tenemos que tener muy en cuenta cuando vayamos a comprar algún ejemplar a la tienda de animales.

Las serpientes no necesitarán de rayos ultravioletas para estimularles el apetito como les ocurre a otros reptiles, pero sí necesitarán de un periodo de adaptación a la luz muy similar al descrito para el caso de los camaleones.

Aunque algunas especies son de hábitos nocturnos, para otras es un estímulo con el que se reproducirá una de las variables de su medio natural. Asesorarse sobre las necesidades nutricionales, no nos cansamos de repetirlo, es vital para este tipo de animales salvajes.

La supervisión de la alimentación de las serpientes es otra condición importante. Y es que hay que darles de comer fuera del terrario, para que tengan libertad de movimientos. Recuerde que son animales que suelen cazar al acecho, que lo suelen hacer emboscados y que necesitan de mucho espacio para hacerlo. Dejar fuera de su terrario a las serpientes significa también exponerlas a nuestro medio doméstico.

Así, es un riesgo dejarla sola y mucho más si se alimenta con cebo vivo. Los ocasionales ratones que se le ofrezcan a las serpientes estarán luchando por su vida y podrán dañar a las mascotas. Estar en el lugar en el que comen para intervenir es la mejor de todas las opciones. Y si tiene que hacerlo, recurra a las pinzas y a guantes protectores.

Ya ve cuales son las necesidades específicas de alimentación de camaleones y serpientes. Si está dispuesto a dedicarle el tiempo y las atenciones que necesitan, adelante, si no lo ve claro, elija la especie que mejor se adapte a los cuidados específicos que esté dispuesto a ofrecer de manera continuada. Es el mejor regalo que podrá hacer a estos animales salvajes, cuidarles la salud de la manera más natural posible.