Tag Archive: alimentación aves


Dime como pica y te diré quién es

Los picos de las aves son herramientas de trabajo, instrumentos fabulosos operados con pericia, combinables con las patas y su fuerza, que les permiten entresacar la comida de la forma en la que la obtienen en el medio natural, procesarla, partirla en porciones o ingerirla. Los picos de las aves de muchos animales salvajes son labios a los que la evolución ha desarrollado hasta darles formas y consistencias de lo más variadas.

Patrocinado por MascotaSana: Alimentos sanos para aves sanas

Distintos tipos de picos de aves.

Distintos tipos de picos de aves.

Tal vez esté pensando en adquirir una de las aves de compañía más comunes, canarios, periquitos, loros o guacamayos, o quizás ya disfruta de alguna, en cualquier caso esperamos sorprenderle con un contenido animado a vueltas con las formas y funcionalidades de los picos de las aves. Vayamos por partes, vayamos a las formas principales que de ellas extraeremos utilidades.

-Picos ganchudos. Se trata de aquellos que reconocemos en las rapaces, los que tienen formas de gancho, normalmente con la parte superior del pico más larga y curvándose hacia abajo. Su punta afilada se utiliza para desgarrar la carne y su corto recorrido se traduce en fuerza y menos tensión en su aplicación.
-Picos cortos. Proporcionalmente igual de cortos que los de las rapaces, las aves más pequeñas que se alimentan de semillas como los canarios o los periquitos, presentan apéndices bucales capaces de ejercer mucha fuerza en poco espacio.
Los músculos de la lengua, los faciales y de la cabeza obran el milagro de garantizar un movimiento delicado sobre la comisura de los picos de las semillas más blandas, que han de abrirse y no aplastarse. El alimento está en el interior y separar la corteza con movimientos precisos y sin ayudarse de manos o herramientas es todo un prodigio. Ya habrá visto a canarios y periquitos jugar con los bordes de sus picos incansablemente, semilla a semilla.
-Picos cortos. Los picos cortos de algunas aves nos recuerdan la lucha que se establece entre predadores y depredados en el mundo de los animales salvajes. Estos picos sirven para cazar, muchas veces al vuelo, a los insectos. Dependiendo de la longitud del pico podemos hablar de formas de caza diferentes, en el suelo, taladrando la tierra, en vuelo, para atrapar insectos grandes o más pequeños o, incluso, con el largo suficiente como para seccionar la caza después de abatirla.
No son los casos de los picos de canarios, o de periquitos, no; pero sí de mirlos, abubillas o pinzones. Fíjese en la tienda de animales la próxima vez que acuda a comprar piensos para sus aves, son de las mascotas más demandadas y la observación de sus picos nos ofrece una perspectiva en torno a su funcionalidad que es la que le estamos descubriendo. Sea observador en la tienda de animales y recuerde estas líneas.
-Picos filtrantes. Los vemos en animales salvajes que cazan en el borde del mar, marinos, de marismas, de pantanos o de estanques, ríos o lagos. Se trata de los picos de flamencos y espátulas, por poner dos ejemplos muy comunes, picos que tienen un diseño especial, aprovechan su forma para deslizar la lengua con la que ejercer presión sobre un brebaje retenido formado por agua y limo, por agua y tierra en suspensión, que, en cualquier caso, contiene su alimentación, pequeños insectos, crustáceos, gasterópodos que quedan dentro del pico una vez se ha filtrado toda el agua. Cuando el agua ha salido totalmente, lo que queda es la comida. El resto, tragar.
-Picos pescadores. Ya que hablamos del mar y de zonas costeras, imagine los picos de cormoranes, de garzas y garcetas, picos alargados pensados para ser utilizados como estiletes, para sujetar como pinzas después de una carrera de vuelo, una caída sobre la superficie del mar y una entrada en el agua. Picos fuertes, largos, algunos curvos, de colores llamativos en ciertos casos, como los de la gaviotas.
-Picos punzantes. Son los típicos de los animales salvajes alados de las marismas, curvos en algunas ocasiones, llenos de terminaciones nerviosas, que son parte de una sensibilidad necesaria para cazar los animales diminutos que viven en el limo y en la arena intermareales. Ni de lejos se parecen a los picos de los canarios o de los periquitos, son los que llevan frente a su boca los vuelvepiedras, los chorlitejos, los ostreros o las avocetas que también los usan para dar buena cuenta de ranas y sapos.
-Picos cortos y fuertes en el mar. Se trata de picos que sí se parecen a los de canarios y periquitos, por lo cortos y fuertes, pero que tienen la función de romper crustáceos haciendo palanca. En el mejor de los casos, tienen un empleo más acomodado cuando se usan para extraer ramoneando las algas instaladas sobre las piedras de la orilla ¿Picos característicos? Los de los correlimos.
-Picos para comer sobre el agua ¿Comer sobre el agua? Sí, como lo hacen los patos. Fíjese en la forma de los apéndices bucales de las anátidas y tendrá una descripción ajustada de los picos a los que nos referimos.
-Picos madereros. En realidad, picos para trabajar la madera. Sí, seguro que ya lo sabe, el prototípico, efectivamente, el del pájaro carpintero, duro, afilado, también como un estilete que viene acompañado por algunas características de la anatomía de estas aves que son muy curiosas.
Los pájaros carpinteros mantienen un fluido alrededor del cerebro, entre el cráneo y el cerebro, para evitar que el repiqueteo de los golpes les afecten seriamente. Al mismo tiempo, tienen los huesos del cráneo agujereados con la finalidad de disipar las vibraciones y el efecto de los golpes de cada tocada de pico sobre la madera. Todo, para una cabeza que es un auténtico martillo y que percute y repercute sobre diferentes calidades y consistencias de madera durante años.

Si le gustan las aves, este recorrido por la forma y utilidades de los picos de los animales salvajes alados seguro que le habrá resultado sugerente. Más que labios, armas, herramientas, dispositivos adaptados a un estilo de vida y a una alimentación. Ya lo sabe.

La alimentación de las aves es extraordinariamente variada, lo que es bueno para una canora común, no lo es para animales salvajes exóticos como un guacamayo y viceversa. Pero más de preocuparnos por lo que pueden comer, que siempre habrá piensos que podamos comprar en una tienda de animales convenientemente balanceado para nuestra especie, en lo que hay que prestar especial cuidado es en lo que no es comida para nuestra mascota. Hablamos de los límites naturales de su alimentación.

Patrocina MascotaSana: Productos para aves sanas y felices

El piensos es la comida más balanceada y que aporta mayores beneficios para la salud y el bienestar de nuestra mascota

El piensos es la comida más balanceada y que aporta mayores beneficios para la salud y el bienestar de nuestra mascota

Aquí proponemos, de manera muy resumida lo que no podemos considerar comida para canarios, aves exóticas y para periquitos, que forman, éstos últimos, un grupo entre unos y otras.

-Canarios. De entrada, el aguacate hay que retirarlo de la dieta de los canarios, como muchos animales salvajes no los pueden procesar, resultan tóxicos por no decir venenosos para ellos. Si es cierto que estas aves son muy agradecidas a la hora de su comida, porque su alimentación puede incluir frutas y verduras comunes, tendremos que tener en consideración un matiz de una tendencia, la que se deriva de recolectar hierbas en el campo. Por ejemplo, el llantén o el diente de león. Resulta bueno para los canarios, pero nunca los habremos de coger de los alrededores de las zonas urbanas del firme de la carretera, porque pueden estar contaminados por el tráfico rodado. En el caso de los polluelos, no es recomendable darles o ponerles a alcance de los padres mucha cantidad de manzana, o que la tengan disponible con frecuencia. Les da diarrea y, con ella, se puede abrir las puertas a la deshidratación. Tampoco es recomendable una abundancia de lechuga, los pollos de canario pueden embucharse, atragantarse con mucha facilidad. El brócoli y el pepino son buenos como nutrientes, pero una vez por semana.

-Aves exóticas. Entre las aves exóticas, podemos considerar a diferentes tipos de loros, guacamayos, cotorras y papagayos. Tres alimentos han de excluirse de su base alimentaria, ni siquiera ocasionalmente como el típico capricho que se da en la mano, por mucho interés que ponga el animal que lo haya visto. Esos tres alimentos son: El chocolate, el aguacate y el tomate. También hay que huir de proporcionarles a estos animales salvajes pipas y semillas todos los días, y menos a todas horas. A simple vista, parece un tipo de alimentación natural, uno de esos piensos que agradecen estas aves –y efectivamente lo son-. Sin embargo, se trata de una comida con una alta proporción de grasas que estas mascotas caseras con menos movilidad que las salvajes difícilmente podrán eliminar. Con esa alimentación, la grasa de acumulará sin remisión, sin sintetizar, haciéndoles ganar peso, pero también comprometiéndoles la salud con problemas circulatorios que un veterinario y hasta un responsable de una tienda de animales con experiencia sabrá ver.

-Periquitos. En el caso de los periquitos, estas aves presentan algunas intolerancias a la alimentación que podemos considerar equivocadamente común. Común pero que no deben probar bajo ningún concepto.Entre esta comida no deseada podemos encontrar los dátiles, el perejil o los pomelos o los limones. Contienen elementos químicos que bloquean en unos casos la asimilación de nutrientes y, en otros, resultan muy agresivos con su sistema digestivo, especialmente su flora intestinal.
En el mismo apartado de alimentos intolerables para estas aves que pueden considerarse como animales salvajes en muchos aspectos, encontramos comida que sólo se pueden dar a los periquitos si somos verdaderamente negligentes, como son los casos de las patatas, las judías, las cebollas de todos los tipos, las alubias o las ciruelas, por muy naturales que parezcan estas últimas.El consejo general también resulta aplicable a los periquitos.

Sus piensos, su comida balanceada habitual es la más beneficiosa para su alimentación más natural y para garantizar su salud y su bienestar.

Uno de los atractivos principales de loros y guacamayos es el del colorido de sus plumas. Se trata de animales salvajes que nos encandilan por la originalidad de las combinaciones de tonos de sus plumas y por la explosión de tonos diferentes que recorren sus cuerpos, desde la cabeza a las alas, desde la cola a sus pechos, con diseños naturales que parecen estudiados para gustarnos.

Patrocina MascotaSana: Piensos sanos para aves sanas

Las plumas son una muestra del estado de salud de nuestra mascota exótica

Las plumas son una muestra del estado de salud de nuestra mascota exótica

Tener en casa como mascota a uno de estos animales salvajes es como en todos los casos de animales de compañía un compromiso. Un compromiso por su salud y por su bienestar, pero, en el caso de loros y guacamayos, tenerlos en el reducido espacio de nuestras casas, tan diferentes de su medio natural es una obligación.

Una obligación para hacer mucho porque ese don natural de sus vistosas plumas coloristas se mantenga como parte de su salud.

Aunque no puedan volar, aunque se las recortemos para que no lo hagan en casa, las plumas de colores de loros y guacamayos cumplen la función básica de mantener su calor corporal, de darles abrigo, una finalidad social dentro de sus especies, y, además, es parte de sus hábitos naturales de aseo y galanteo. Cuando conservamos las plumas de nuestros loros y guacamayos hacemos mucho porque sigan siendo los animales salvajes que son aunque sea bajo la protección humana que da nuestro hogar de acogida.

Así, ¿qué aspectos, qué consideraciones deberemos tener en cuenta para que loros y guacamayos mantengan sus plumas sanas? Veámoslo en unas sencillas y resumidas recetas muy fáciles de poner en práctica.

- Espacio.Los loros, pero especialmente los guacamayos necesitan de espacio suficiente, no ya para vivir con comodidad, que desde luego que sí, sino para poder mover las alas, para agitarlas, para mover la cola en todas direcciones y hacerlo sin encontrar obstáculos e impedimentos naturales o no. Pensar en dotarlos de espacio suficiente, evitará que sus plumas se deterioren y que pierdan encanto y, como apuntábamos, salud.

- Comida.Las plumas son parte de esa protección natural de los loros y de los guacamayos y, como sucede con perros y gatos con su pelaje, cuando no están sanos, cuando no se alimentan con dedicación, sufren, se deterioran y hasta caen. Hable con su veterinario de confianza, con la persona responsable de su tienda de animales más cercana en la que suela comprar los piensos de sus aves exóticas. Adapte la alimentación a cada especie y prevea las necesidades de su mascota en momentos puntuales, como los de la muda, los que se suceden a los cambios de tiempo o los relacionados con enfermedades que sobrevengan a estos animales en su momento. Si ha de comprar suplementos para conseguir mejorar las defensas de su loro o de su guacamayo, infórmese también convenientemente sobre este punto.

- Estrés.¿Ha visto lo que puede hacer un repunte de estrés para un loro o un guacamayo. Pues puede desencadenar comportamientos que le sorprenderán, entre ellos una compulsión incontrolada por arrancarse las plumas. Tendría que ver un loro o un guacamayo nervioso sólo con las plumas de su cabeza, las que no se puede arrancar con el pico. Entregar a estos animales entornos tranquilos, apacibles, hacer todo lo que esté en nuestra mano para ofrecerles un confort es hacer mucho también por su salud.

Aléjelos de fuentes de ruido, de una interacción exigente con diferentes personas, haga por lo cambiarles sus comidas con desconcertante frecuencia, por perturbarlos en su muda, por someterlos a cambios de temperatura inesperados. Apúntese a entender las condiciones que generan estrés en su animal de compañía exótico. Lo estará cuidando, y mucho.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.