Llega el invierno y nos planteamos una pregunta muy sensata, ¿están nuestras mascotas bien preparadas para afrontar el invierno? o ¿qué podemos hacer para evitar que el frío o la humedad les afecte?. En estas líneas hablaremos de dos animales muy tranquilos relativamente comunes entre las mascotas que tenemos en casa. Nos referimos a cobayas y conejos.

Patrocina MascotaSana: Alimentos naturales para conejos sanos

De los inviernos que han de pasar estos animales con nosotros en casa. ¿Estaremos a la altura para protegerlos?. Veamos, veamos que podemos hacer y qué necesitan: Cobayas Empecemos por las cobayas. De entrada, a las cobayas no las podemos tener en zonas exteriores y expuestas al frío. Se suelen resfriar con mucha facilidad. Sólo podremos sacarlas cuando haya condiciones ambientales que no sean extremas o cuando dispongan de un refugio en el que puedan cobijarse, lo mismo, que sea cálido. Tampoco podemos exponer a las cobayas a cambios de temperatura muy variables y rápidos o drásticos, es fácil que bajo esas condiciones enfermen y mueran. Lo mismo se puede decir de las noches frescas, de la lluvia y del viento, y, por supuesto, de la combinación de alguno o de todos estos factores. Cuando llega el momento de bañar a las cobayas, hay que considerar la temperatura ambiente. Y, algo importante, el pelo de las cobayas por su gran concentración en los folículos, tarda mucho en secarse. Además de resfriarse, si la mascota no se seca bien, se expone a criar hongos. Por otro lado, secar mal a las cobayas, significa dejar algo de agua en la base del pelaje y en contacto con la piel, si a esa situación se le añade aire frío, tenemos todos los números para resfriar al animal.

Una solución ideal que se puede comprar en una tienda de animales para estos casos es un tipo de champú en polvo para roedores que se aplica con agua sobre la mascota, retirándose la suciedad con un cepillo y, de paso, secando el pelo de la cobaya. Un champú que higieniza al animal y le retira la grasa acumulada en apenas un par de pasadas. Conejos Veamos ahora qué hacer en los inviernos de los conejos. Hay que tener en cuenta una cosa previa. Si nuestro conejo ha estado desde siempre en casa, en interior, con nosotros, el animal no va a estar preparado para enfrentarse al duro frío de una zona de exterior.

Sólo podremos tenerlo fuera si se dan determinadas circunstancias, por ejemplo, como decíamos para el caso de las cobayas, que el invierno sea suave y que haya garantías de sol y de cobijo cálido en el lugar que hayamos reservado para nuestra mascota. Si no, no.

Lo mismo con el baño, los conejos ás lanudos, los de angora, lo tienen más difícil para secarse bien después del baño. Un buen método para darle su baño en invierno es arroparlo bien después de lavarlo, secándolo conveniente y concienzudamente y tapándolo el tiempo suficiente para que no se resfríe. El agua que no se ha eliminado del contacto de la piel puede ocasionarle hipotermia. Téngalo claro.

También los champús en polvo resultan recomendables para bañar a los conejosen invierno. Son una solución técnica que da buen resultado también con estos animales de compañía.

Aunque la mejor opción de todas es la ofrecer al animal una alimentacióncompleta, sus piensos conejos, suficiente como para mantener su sistema inmunológico donde tiene que estar protegiendo la salud de la mascota de forma natural.

Protegiendo a nuestros animales de compañía durante todo el año. Conejosy cobayasde cara al invierno.

Anuncios