Aún no tienes claro qué animal de compañía quieres para casa, para tenerlos con tus hijos. Si piensas en mascotas pequeñas, tal vez, tal vez, te puedan enamorar los conejos o las cobayas.

Ambos animales tienen sus ventajas y sus inconvenientes. ¿Quieres conocerlos?. Pues sigue leyendo, te ofrecemos una corta guía que va al grano, para que puedas elegir con conocimiento de causa:

Conejos y cobayas

Conejos y cobayas

Conejos, ventajas
– Algunas razas son tan pequeñas que pueden caber entre las manos de los niños. – Tienen un pelaje muy suave y no resultan intimidantes para los niños. – Se alimentan de comida seca, de hierbas y verdura que es fácil de encontrar. – Requiere poco o ningún control de vacunas. – Son independientes y no hay que estar encima de ellos. – Pueden vivir en sus jaulones o hacer incluso su propio habitáculo. – Son propensos a mostrar afecto a sus cuidadores. – Se les puede enseñar a hacer sus necesidades en cajas con arena. – Pueden volverse más sedentarios que otros animales. – Viven entre ocho y doce años, más que las cobayas.

Conejos, desventajas
– Son animales algo tercos y adaptarlos a las costumbres de casa puede llevar su tiempo. – Su entorno puede ser maloliente. Hay que limpiarlo con mucha frecuencia. – Suelen mascar todo lo que cae en sus manos. Si se le deja suelto en casa, puede ser un problema.
– Son animales sensibles a los climas extremos. Por esa razón, tanto si hace mucho frío como si hace calor extremo, hay que pensar en tenerlo siempre en interiores. Son susceptibles a la exposición y en el clima extremo puede necesitar permanecer en el interior.
– Encontrar asistencia veterinaria para conejos puede ser difícil, porque tampoco es que sea un animal de compañía habitual.
– Suelen defecar en cualquier parte, incluso encima de sus cuidadores si se tercia.
– Suelen también ser muy escurridizos a la hora de dejarse atrapar para devolverlos a su jaula.
– Se reproducen a la velocidad del rayo, por éso hay que tener mucho cuidado con quién comparten jaula.

Cobayas, ventajas
– Son de pequeño tamaño y, lo mismo, caben en las manos de manos pequeñas como las de los niños. – No muerde e incluso su pelaje puede resultar más suave que el de los conejos. – No emiten malos olores. – No se reproducen tan rápidamente como los conejos. – También son independientes y hacen su propio cobijo. – Pueden vivir tanto en sus jaulas como en espacios interiores. – Suelen hacer pequeños ruidos que los hace adorables. – Son muy fáciles de cuidar. – Suelen vivir entre cinco y ocho años, mucho más que algunos roedores pequeños muy comunes como los hamsters. – Les encanta jugar durante horas y horas y son fáciles de atrapar. – Tienen un buen temperamento.

Cobayas, desventajas
– Pueden resultar tímidos al principio de cualquier relación y mostrarse huidizos.
– Requieren grandes jaulas para vivir. – Las jaulas hay que limpiarlas con mucha frecuencia.
– Llegan a ser muy ruidosos, por lo que siempre se recomienda que vivan lejos de los espacios tranquilos de los humanos como dormitorios o cuartos de estar.
– No son tan fácil de alimentar como los conejos, necesitan de una gran variedad de comida, de piensos, de heno, de pellets y de verduras específicas. Toda una alimentación de calidad que puedes, en cualquier caso, comprar en tu tienda de animales habitual.
– Hacen sus necesidades sin previo aviso, lo cual es un gran inconveniente.

¿Lo tienes más claro ahora?. Sea cual sea tu elección, ambas mascotas son un encanto para compartir su mundo en el tuyo, tu hogar.

Anuncios