Hamsters y hurones son compañeros de viaje habituales en nuestro animalario doméstico. Son animales muy comunes que no dejan de ofrecernos comportamientos peculiares, genuinos. Si estás pensando en comprar un hamster o un hurón, tal vez te interese leer lo que podemos contarte sobre sus peculiaridades. Lo que has de saber antes de comprar hamsters y hurones. ¿Lo vemos?, venga, empezamos con los hamsters:

Hamsters caseros tocando la guitarra.

Hamsters caseros tocando la guitarra.

– Amaestramiento. A los hamsters se les puede amaestrar con cierta facilidad. Sí, para que demuestren algunas de sus habilidades naturales. En ocasiones, también llegan a reconocer las voces por las que los llamamos, su nombre, por ejemplo.

– Mala visión. Los hamsters no ven tan bien como pudiera parecer, su campo de visión es mediocre, y, por si fuera poco, también son daltónicos.

– Carrillos almacén. Los hamsters recolectan la comida y la guardan en sus carrillos para llevarla a sus agujeros y para alimentarse con ella más tarde.

– Animales sensibles al agua. Los hamsters no se bañan, su cuerpo está diseñado para sobrevivir en entornos muy cálidos como los de los desiertos. Es más, si se mojan con agua se pueden ganar un buen resfriado.

– Animalillos nocturnos. Son más activos de noche que de día.

– Reproducción. Los hamsters se reproducen entre junio y agosto, las hembras suelen tener dos crías al año y la gestación se prolonga durante no más de tres semanas.

– Corta vida. En cautividad, los hamsters viven no más de tres años, en la naturaleza la mitad. Éso sí, los machos tienen una vida algo más larga que las hembras.

– Escapistas natos. Los hamsters pueden recorrer grandes distancias si nos descuidamos y escapan de sus jaulas. Un dato: en un día un hamster puede hacer en su rueda de ejercicios el equivalente a diez kilómetros.

– Compañía estresante. Los hamster son animales salvajes que viven en soledad, ponerles a otros hamsters al lado puede generarles estrés.

Hurones

Ahora es el turno de describir algunas características destacadas de los hurones:

– Tiempo para los hurones. Los hurones son animales sociables que necesitan que estén pendientes de ellos por su condición de animales salvajes curiosos y extraordinariamente activos. Necesitan de la atención y de la interacción de sus dueños para mantenerse física y mentalmente sanos.

– Necesidades. Los hurones son animales que puedes comprar en una tienda de animales a un precio razonable, o alto, sobre todo si se trata de alguna raza rara o exclusiva. Para tener hurones, hay que estar dispuestos a afrontar muchos gastos extras que también hay que considerar, como las vacunas contra la rabia y ocasionalmente también la castración o la esterilización de machos y de hembras. Y algo más, suplementos vitamínicos, collares, remedios contra el mal de las bolas de pelo, limpiadores específicos…

– Hurones y niños. Los hurones y los niños se llevan bien si los más pequeños de la casa siguen unas reglas básicas para interactuar con estos animales de compañía. Los niños deben tener claro que el comportamiento de los hurones es diferente del de perros y gatos. Los hurones no son recomendables para niños con edades inferiores a los seis o siete años. Y, en cualquier caso, sus juegos tienen que ser controlados por adultos en todo momento.

– Cazadores natos. Como consecuencia de su instinto depredador, los hurones no pueden adaptarse a vivir con pájaros, ratones, peces, lagartos o conejos. Si alguno de estos animales ha de convivir en la misma vivienda con los hurones, es necesario contar con una estrategia efectiva para evitar que estén al alcance.

En cambio, los hurones si pueden ser socializados y hasta llevarse bien con perros y gatos. Pero, ojo, algunos perros, como los terriers también son cazadores y el contacto con los hurones también puede ser problemático.

– Agresividad. Los hurones pueden ser enseñados a no morder como se hace con los gatos o los perros. Por regla general, los hurones domésticos no suelen ser agresivos, pero sus juegos ofrecen un repertorio de acciones típicas de sus destrezas de caza.

Estos animales reaccionan de manera agresiva ante estímulos que perciben como amenazas. Así, un estado de agresividad, motivado por una acción desencadenante percibida como extrema por el animal, puede sacarse de su comportamiento con la eliminación de la causa motivante.

Como ves, se trata de animales con peculiaridades que han de tenerse en cuenta para garantizar una convivencia en casa en armonía. ¿Aceptas el reto?.

Anuncios