Cobayas y chinchillas son mascotas ideales para tener en casa. Tienen un buen temperamento y las diferencias entre razas y variedades hay que buscarlas en sus colores y en el tipo de pelajes característicos. Si estás pensando en comprar una cobaya o una chinchilla para adoptarla como animal de compañía, sigue las referencias de esta pequeña guía. En la variedad, como se suele decir, está el gusto. Las vemos:

Cobaya Sheltie.

Cobaya Sheltie.

Cobayas

– Peruano. Se le reconoce por su pelaje de pelos largos, extraordinariamente largos en algunos casos. Algunos amantes de estos animales les recortan el pelo para hacer más fácil su manejo y su higiene. Es la raza más curiosa y más movida de todas las de las cobayas. Ideal para niños.

– Sheltie o Silkie. Se presenta con pelo largo y suave. El pelo de la cabeza suele tener un patrón de crecimiento y una orientación muy diferente y característica.

– Peluche o Teddy. Es una variedad de cobaya que recuerda mucho a un oso de peluche. Hay que cepillar al animal con mucha frecuencia, porque los restos de comida se pueden acumular entre el pelaje. A estas cobayas se las reconoce también por su nariz respingona que es exclusiva de esta raza.

– Texel. Es una de las variedades más populares. Tiene el pelo rizado y suave a lo largo del cuerpo, incluida la zona del vientre.

– Cresta blanca. Parecen estar tocados con una corona blanca, o una cresta, según se mire. Su pelo corto y liso hace que sean fáciles de cuidar. – Rex. El pelo de esta variedad es corto no supera el centímetro de longitud. También presenta orejas caídas. Es una raza que los especialistas de cualquier tienda de animales donde se suele comprar estas mascotas y sus piensos, recomiendan para los niños.

– Himalaya. A menudo se llama a estos animales como los siameses de las cobayas. A pesar de su apariencia, no son tan raros como pudiera pensarse. Son considerados albinos y están especialmente indicados para vivir en zonas sin mucha luz y sin calor.

– Tiny pigs. Son una variedad de cobayas sin pelos. No suele ser de las razas más atractivas por su apariencia física.

Chinchillas

A diferencia de las cobayas, las chinchillas sólo ofrecen una única variedad domesticable pero que se ha diversificado en una colección completa de pelajes que constituyen uno de los principales atractivos para los entusiastas de las chinchillas.

Cada color ofrece todo un potencial para convertirse en el standard de la especie, como ha sucedido con conejos y cobayas. Decir también que las variaciones de color no parecen tener nada que ver con el temperamento del animal, como pueden confirmar muchos responsables de tiendas de animales especializadas en este tipo de mascotas. Sin embargo, como también pueden confirmar quienes conocen a estos animales, los patrones de color más raros o exóticos son también los que están más cotizados.

Veamos esos colores tipo de las chinchillas:

– Gris standard. De entre las chinchillas grises, las más comunes son las tipo gris azulado. Pero las hay con tonos más claros o más oscuros. Es habitual que la parte superior se más oscura que la inferior que adopta un tono más pálido. Se trata de una adaptación natural que ayuda a camuflarse a estos animales en sus entornos de origen.

Las concentraciones de pelos de estos pelajes grisáceos suelen alternarse con partes más densas que otras. Las que tienen una proporción menor de pelos se conocen como agouti y su naturaleza se revela claramente cuando se toca la piel de estas mascotas.

– Blanco albino. Hasta el año 1950, no existían chinchillas blancas y son consecuencia de cruces. Existen diferentes variedades de chinchillas blancas, como la Wilson que, en cualquier caso, presenta orejas oscuras y ojos de tonos rosas en vez de rojos.

– Blanco rosáceo. Existe una variedad de rosa claro que se acerca al tono blanco pero matizado.

– Colores tipo mosaicos. Se trata de chinchillas con tonos claros y oscuros combinados en todo su cuerpo y en forma de manchas sin patrón alguno. Si se cruzan chinchillas con pelajes tipo mosaico, no hay forma de saber cual será el patrón de color de las crías.

– Beige champán. Es un color muy común para las partes inferiores de las chinchillas y a menudo se conoce estos tonos con el nombre del criador que la creó por primera vez.

– Terciopelo negro. Son las variedades de pelajes de chinchillas más oscuras. Las más apreciadas son las de animales que ofrecen partes inferiores de colores claros o blancos en contraste acusado.

– Terciopelo marrón. El mismo caso que el anterior, sólo que el color dominante no es el negro sino distintas variedades de marrón.

– Violeta. La variedad de chinchillas violetas se desarrolló en Zimbawe. Se parece al patrón de color de un gato siamés y presenta colores diferenciados en colas, patas y caras.

– Shaphire. Es una variedad bronce azulada con partes inferiores del animal en blanco.

Esas son las variedades más comunes y populares de cobayas y chinchillas, visto lo visto,¿por cuál te decides?.

Anuncios