Las variedades de serpientes que pueden considerarse excelentes mascotas para los aficionados que disfrutan de su compañía suelen ser animales delicados, a pesar de una apariencia que podríamos considerar bizarra, tosca o ruda.

Patrocina MascotaSana: Productos para Reptiles sanos.

Serpiente comiendose un ratón.

Serpiente comiendose un ratón.

En un nivel muy básico, se trata de reptiles que tienen como talón de Aquiles: la alimentación. De que seamos capaces de proporcionarles una adecuada nutrición natural a estos animales salvajes no sólo dependerá su salud, su bienestar, sino su propia supervivencia.
Y hablando de natural, una primera norma. Lo más natural es proporcionarles un tipo de comida que puedan tomar por sí mismas, evitando cualquier tipo de alimentación forzada.

Las serpientes se alimentan con cebos vivos y proporcionarles la comida se puede convertir, es cierto, en una experiencia llamativamente exótica, para la que, más allá del comportamiento salvaje de nuestra serpiente, nunca se ha de olvidar que es parte indispensable del cuidado de nuestra mascota y que conlleva un debido respeto hacia la presa.

Lo primero de lo primero, incluso antes de comprar la serpiente de nuestro interés en la tienda de animales es documentarnos, sí, con todo lujo de detalles si es posible.

Y hacerlo sobre el tipo de alimentación necesaria para mantener al tipo de reptiles elegidos. Se trata de saber cuál es su comida, pero también conocer qué estrategias podemos controlar para que no nos falte el suministro, qué alternativas podemos tener a nuestro alcance para variar la alimentación en caso necesario sin que peligre la nutrición de nuestras serpientes.
También habremos de tener en cuenta, cada cuanto tiempo hay que suministrarle esos ‘piensos’ especiales de comida viva y qué deben comer a lo largo del año, en periodos extremos como el verano o el invierno fuera de su hibernación.
Recuerde que el agua es parte de su alimentación como lo son los suplementos y la calidad de los suplementos que funcionen como aditivos nutricionales de la dieta. Todo eso hay que tenerlo en cuenta antes que nada.

Piense en que hay toda una variedad de alimentación disponible para los cuidadores que puede mejorar la nutrición a una especie pero malnutrir a otra. Así, hay serpientes que comen pericos australianos, otras ratas de laboratorio, aún otras que prefieren ratones árabes, conejos y hasta pollos de diferente tamaño.

Piense que en su decisión también ha de sopesarse mantener ese flujo de animales salvajes que son comida que pueden ser difíciles de conseguir en su lugar de residencia o en determinados momentos del año. Todo, si no se decide a criar el cebo vivo usted mismo, que es perfectamente posible.

Un dato que también puede ayudarle a comprender cómo se alimentan las serpientes y el grado de compromiso que hay que tener con su alimentación, es el hecho de que muchas de ellas tienen hábitos de caza nocturnos, por tanto, ha de estar dispuesto a satisfacer sus necesidades de comida en horas intempestivas, que pueden ir desde las seis de la tarde a las diez de la noche o más allá.
Pero, a veces no sólo basta con llegar a la hora de la cena de la serpiente, también, y según qué especie, es importante un estímulo extra. Las serpientes, como muchos reptiles, son animales fotosensibles a los que se les estimula el apetito bajo determinadas condiciones de luz que es conveniente mantener y reproducir de manera natural.

Así, para conseguirlo, lo mejor es colocarla junto a una ventana o a un punto de luz natural para que sean la llegada y la desaparición de la luz o de la claridad del día lo que le regule el despertar de su hábito alimenticio.
Otro dato más. También ha de tener en cuenta no alimentar a su mascota en el terrario, por tres motivos.
El primero porque asociará la llegada de su mano con una manipulación no deseada y no con la comida.
El segundo porque los objetos de la decoración del terrario serán un inconveniente para la movilidad de la mascota y más cuando se le pueden presentar cebos vivos.

Recuerde que los ratones de laboratorio, por ejemplo, que se le dan como comida a las serpientes son animales salvajes que luchan por sobrevivir y esa más que probable reyerta continuada a la hora de comer, no sólo podrá dañar todo lo que hay en el terrario, sino a la misma serpiente en un medio físicamente reducido.
Por último, si su decisión es mantener varias serpientes en un mismo terrario, piense en el inconveniente de que puedan considerarse comida unas a otras o, lo que es lo mismo, llegar a canibalizarse. Apúntese a pensar en separarlas físicamente y desde luego a la hora de comer.

Si después de todos estos consejos y apreciaciones aún está decidido a comprar una serpiente en una tienda de animales, ya sabe cual será su grado de compromiso con estos animales salvajes que le traerán exotismo al salón de su casa.

Anuncios