Tag Archive: serpientes


Uno de los principales inconvenientes de algunos reptiles como mascotas y, paradójicamente, uno de los principales atractivos para quienes los sepan apreciar, es su alimentación, la necesidad de disponer de su comida viva. Sí, pequeños o grandes insectos que sólo pueden ser comidos como alimentación viva por animales que no son en absoluto carroñeros y que, además, obedecen al instinto básico de la caza.

Patrocina MascotaSana: Productos para la alimentación sana de reptiles

 ¡Bon appétit!

¡Bon appétit!

Y es que la cría de algunos reptiles obligará, además de a mantener las condiciones de salud y de protección de unos animales salvajes de por sí especiales, con las peculiaridades de sus hábitats o las condiciones de temperatura o humedad necesarias; a tener que criar aparte su alimentación.
Pero ¿Por qué dar a los reptiles este tipo de dieta criada por nosotros mismos? Pues por varios motivos, entre ellos:

-Salubridad. Los insectos criados por nosotros mismos están alimentados de una forma variada, aislados de cualquier otro animal o insecto que les pueda trasladar o inocular enfermedades que resulten, a su vez, nocivas para nuestros reptiles.
Piense que no es lo mismo criar grillos para nuestros lagartos o camaleones, pongamos por caso, que hacerlo con los que podamos comprar en una tienda de animales de los que desconocemos todo.
-Instinto natural. Si elegir un gecko, un lagarto de cualquier variedad, un camaleón, una serpiente en sus variedades o una tortuga es un reto para cualquier cuidador, porque nunca se comportará como una mascota al uso, porque sus costumbres y socialización son cuando menos extrañas o inexistentes; la única ventaja para los amantes de estos animales salvajes es observar por sí mismos precisamente esa naturaleza extraña en todas sus dimensiones.
Una de ellas, la de la caza. Con los cebos vivos, con la alimentación a base de insectos criados por nosotros mismos seremos capaces de ver los detalles de sus pautas de caza, del acecho, del merodeo, de su técnica de apresamiento y de tantas otras cosas que no es posible descubrir en un animal de compañía de toda la vida.
-Variedad. Con la cría de cebos vivos, podemos administrar la alimentación de nuestros reptiles de forma que nunca se cansen de lo que les damos como piensos.
Se trata de generar una alimentación lo más natural posible para estimular las facultades naturales del lagarto, del gecko, de la tortuga o del camaleón en cuestión y disfrutar con ello.
-Estudio. La investigación, el estudio sobre las diferentes formas y pautas de alimentación de cada uno de estos animales salvajes obligará también al cuidador dedicado a investigar sobre las especies que resultan más adecuadas, a seleccionar las que tienen más o menos aportes nutricionales o las que se encuentran disponibles en cada época del año para los reptiles.

Así podremos saber, por ejemplo, que los anélidos son una forma natural de ingerir calcio, vital para algunas especies de reptiles que necesitan un aporte de esta sustancia en ciertas fases de su vida, como lo es durante el tiempo de crecimiento, como lo es para las hembras de serpientes, sin ir más lejos, cuando forman sus huevos en el interior de su organismo.
También podremos saber cuáles son las proporciones de proteínas más convenientes o las de quitina para aquellos reptiles que las toleren y la puedan digerir. O cómo los grillos diminutos hacen las delicias de los lagartos pequeños que hay que saber espolvorear también de calcio para aumentar mejorar el valor de este componente en su dieta.

Estudiar cómo alimentar a los reptiles nos obligará a conocer el mundo de los insectos que son su base nutricional, tendremos así dos grupos de animales en uno. Para mayor deleite y satisfacción.
Si usted es de esos amantes de los reptiles que buscan mejores experiencias con sus mascotas, los lagartos, las iguanas, las tortugas, las serpientes, los geckos y demás le están esperando como su chef particular.

Hay aficionados a las mascotas a los que les seduce la idea de criar animales salvajes. Los motivos son de lo más diverso, pero probablemente en muchos casos esté siempre el hecho de que su exotismo, la originalidad de su comportamiento y las dedicaciones que necesitan -además de que dan menos problemas que los animales domésticos más corrientes-; son parte de su atractivo natural.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para el cuidado de reptiles.

Las peculiaridades de las serpientes rey de Carifornia son todo un lujo original y muy apreciadas

Uno de los tipos de mascotas nada usuales son los reptiles. Originales, originales, desde luego. Se trata de animales salvajes en los que su alimentación, su comida, sus piensos son tan peculiares como ellos mismos.

A la hora de elegir las variedades de serpientes, se pueden presentar algunas dudas, especialmente en lo que se refiere a su alimentación específica, su tamaño final o los cuidados especiales, porque no es lo mismo un reptil procedente de una zona tropical que necesitará de mayor temperatura y de humedad ambiental que uno expuesto en su medio natural desértico a un nivel de agua en el aire igual a cero.

En estas líneas, vamos a comentar dos variedades de serpientes que suelen dar mucha satisfacción a sus criadores y que son fáciles de encontrar y de comprar en una tienda de animales. Vamos a comentar los casos de dos reptiles exóticos, los de la pitón bola y la serpiente rey de California.

La pitón bola no llega a superar el metro y medio de longitud, pero tiene la particularidad de que en el lado mas grueso de su cuerpo su diámetro es considerable, nada menos que hasta 15 centímetros.

Su curioso nombre proviene de cómo quedan estos reptiles cuando se enroscan con su cuerpo grueso formando lo que podría considerarse un rodete. Un rodete de serpiente.

En cualquier caso, las hembras son siempre más corpulentas que los machos. Y ambos, machos y hembras, necesitarán de un entorno ambiental focalizado de entre treinta y cuarenta grados centígrados en un área limitada del terrario que podremos encontrar y comprar sin ninguna dificultad en una tienda de animales.

La temperatura ambiente general del mismo espacio alrededor de treinta grados o un poco menos. Por tanto, dos zonas con temperaturas diferentes.

En lo que sí debemos esmerarnos con la pitón bola es en la humedad que ha de oscilar ni por debajo del 60%, ni por encima del 70%. Mucho cuidado con éso, porque son las condiciones de vida de estos animales salvajes en su medio natural.

El terrario debería tener del orden de metro y medio de largo por medio metro de ancho, por otro medio metro de altura. El fondo podríamos conformarlo con papel de prensa, el del tipo de cocina en rollo, algunas fibras vegetales como las de coco y virutas, aunque nunca de cedro o de pino, ojo, porque pueden resultar tóxicas para estos reptiles.

¿Qué más? pues un cuenco grande con agua en el que pueda meterse sin llegar a cubrirla, cuidando de no colocar demasiada agua o instalar un depósito profundo que pueda ahogar a los reptiles más pequeños de esta especie. Tampoco estaría de más fabricar algún escondite para la pitón bola para estimular uno de sus instintos naturales, el de la ocultación.

En cuanto a su alimentación, a las crías hay que darles su comida cada siete u ocho días, a los ejemplares desarrollados, cada quince, más o menos. Piensos adaptados para estos reptiles y un diez por ciento de su alimentación en cebo vivo.

Vale también utilizar animales muertos, ratones, y especialmente descongelados para reducir el riesgo de enfermedades.

Dos comentarios finales, se trata de una variedad de serpiente extraordinariamente dócil que no nos ofrecerá ningún tipo de problema si la cuidamos bajo sus necesidades ambientales y otro dato, también pueden pasar meses sin ingerir ningún tipo de alimentación, algo que no nos deberá preocupar en principio.

Nuestra otra serpiente recomendable es como decíamos la serpiente rey de California. La rey suele tener la misma longitud de la pitón bola, metro y medio. Para su terrario, las medidas deberán ser algo mayores que en el caso de la anterior, pero no mucho más, cinco o diez centímetros de más. Uno sesenta, por sesenta, por sesenta. Algo así.

Tampoco tendremos muchos problemas a la hora de comprar un kit en el que alojar a esta serpiente en una tienda de animales. El fondo del terrario hay que llenarlo con algo de tierra y tronquitos pegados al suelo.

La humedad alrededor del 70% o el 75%, aunque la temperatura adecuada deberá ser de 27 a 29 grados centígrados durante el día y de unos 21 ó 22 grados por la noche.

En cuanto a la alimentación, las crías deben comer una o dos veces por semana y los adultos también cada quince días. No comen piensos, su comida son ratones vivos que cazarán en su terrario en horas de la tarde.

También dos apuntes finales. Las serpientes rey de California tienen un par de condiciones curiosas en su alimentación; la primera es que, sin causa aparente, suelen dejar de comer, por esa razón es conveniente controlarles con regularidad su peso en gramos.

Si su peso se reduce más allá de un diez por ciento, lo más sensato es acudir a un veterinario para descubrir el motivo de ese comportamiento inapetente.

Y la segunda curiosidad alimentaria es que en el invierno su comida se suspende tres semanas antes de comenzar el mes de diciembre, en la primera semana de noviembre. La alimentación se suspende una vez que hayamos visto que ha defecado su última comida.

Al mismo tiempo, se les reduce la temperatura de forma gradual para alcanzar al final los quince grados. El objetivo es reproducir el entorno medioambiental de finales de año en su medio californiano, cuando aprieta el frío y la rey reduce su metabolismo para hibernar.

Y eso es todo, que no es poco. Para quién sabe apreciar el valor exótico de estos animales salvajes, las peculiaridades de estas serpientes serán todo un lujo original.

La alimentación de los reptiles que conviven con nosotros como mascotas presentan necesidades nutricionales de lo más diversas. Atender de manera correcta estas necesidades básicas y hacerlo adecuadamente a cada especie es primordial para conservar la salud de nuestra mascota, para el bienestar de nuestro reptil.

La alimentación de los reptiles varia mucho entre sus especies

Y es que resulta hasta obvio que no es lo mismo atender la alimentación de camaleones y geckos que son insectívoros, pero que tampoco hacen ascos a comer algunos vegetales, que hacernos con la comida de una iguana, que es totalmente hervíbora, u otros reptiles que presentan un perfil nutricional y una alimentación marcadamente carnívora.

Dar una comida que no es adecuada a un animal que no la puede procesar correctamente, que ha evolucionado para adaptar su metabolismo a unas condiciones nutricionales muy concretas, puede poner en riesgo su salud. Nuestra responsabilidad es cuidar de ella, para poder disfrutar de nuestra mascota. Prestar atención a las claves de la alimentación de cada reptil, es, por tanto, importantísimo.

Y es que la alimentación de los reptiles se complica aún más, si tenemos en cuenta que no todos la utilizan para nutrirse. A veces, la función de la comida, como nos recordará un especialista veterinario o una persona que se encuentre al frente de una tienda de animales donde solamos comprar; es de lo más variada.

Hay reptiles que la emplean para limarse los picos en el caso de las tortugas y de la comida que es dura de roer. En otros casos, se trata de una diversión, de un entretenimiento que le sirve al reptil para socializarse e incluso para relacionarse con el medio que le rodea.

Los hay que consumen su comida porque la emplean como protectoras de su conducto gastrointestinal, sin esa comida especial, la alimentación del reptil no sería correcta. Y por otro lado, también se da una especialización muy marcada, que ha llevado a algunas variedades de reptiles a soportar comida potencialmente tóxica que se ha convertido en una fuente de alimentación exclusiva para esas especies y que las ha dejado sin competencia alguna en el medio natural.

En algunos casos, la comida de los reptiles no es que resulte tóxica, es que llega a generar rechazo entre algunos animales, en otros, sucede lo contrario. Es el caso de la tortuga rusa, una tortuga a la que le encanta su alimentación a base de amapolas o de hiedras.

Cualquier aficionado a las tortugas podrá experimentar el rechazo que recibe de las variedades más comunes de estos reptiles. La amapola, por ejemplo, pasa por ser tóxica en ciertas dosis. Y el instinto de las tortugas cuyo metabolismo no está adaptado a esa alimentación está ahí para protegerlas.

La iguana, como el resto de reptiles hervíboros, no hará ascos a algunas de nuestras plantas de jardín que tienen un sabor marcadamente dulce, como es el caso de las rosas o los hibiscos. Ricas en azúcares que son fácilmente asimilables y deseables en la alimentación y en la dieta habitual de las iguanas y otros reptiles afines, parcial o totalmente hervíboros.

Los lagartos tampoco despreciarán los pétalos de las flores que cualquier criador y amante de estos animales ya sabe por experiencia. Tal vez sea una de las nociones más básicas sobre las que se suele aleccionar a los criadores de lagartos primerizos que acuden a comprar su comida a una tienda de animales. Les aporta variedad en la dieta y sabores diferentes que nuestros lagartos sabrán agradecer a su manera. Una especie de golosina natural para lagartos.

Si bien las plantas aromáticas, como el romero, no son muy deseadas por las tortugas o por las iguanas, pueden cumplir una función importante en los terrarios de estos reptiles, por un lado pueden ser parte del refugio que desean y necesitan por ejemplo nuestras tortugas, o una parte también del diorama natural que queremos crear para el terrario. Un ambiente vegetal que genera buen aroma y que ayuda a contrarrestar la aparición de malos olores en la base de la jaula del reptil, sobre todo en verano.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.